Las confesiones de las máscaras

El lic. Alejandro Viedma invita a los lectores a responder a los interrogantes propuestos a partir de un texto de Yukio Mishima. Publicado por agmagazine.info el día 15 de noviembre de 2010.


(Imágenes del San Sebastián de Guido Reni, 1616)

En este envío presento un extracto de un texto elegido por Mariano U. -uno de los concurrentes a los grupos de reflexión para varones gay que coordino-, como disparador de debates, y las preguntas y cuestiones que empezamos a compartir en las reuniones. Cada subtema propone mucha tela para cortar, ¿no lo creen así los lectores? ¿Se animan a participar comentando el post o respondiendo a las interpelaciones que figuran luego del relato?:
                            
Un día, aprovechando que no había ido a la escuela por un leve resfrío, saqué varios volúmenes de reproducciones artísticas, que mi padre había traído de recuerdo de sus viajes al exterior, y los llevé a mi cuarto, donde los hojeé con atención. Me encantaron sobre todo los fotograbados de esculturas griegas que aparecían en las guías de diversos museos italianos. Cuando se trataba de representar desnudos, entre las innúmeras reproducciones de obras maestras eran estas láminas, en blanco y negro, las que mejor se adaptaban a mis fantasías. Probablemente se debiera al simple hecho de que, aún en reproducciones, la escultura se acerca más a la vida.
Era la primera vez que miraba aquellos libros. El tacaño de mi padre, aborreciendo que las manos de un niño tocaran y mancharan las ilustraciones y temiendo además -¡cuán equivocadamente!- que pudiera sentirme atraído por las mujeres desnudas de las obras maestras, había ocultado los libros en los profundos recovecos de un armario. Y por mi parte hasta aquel día nunca había imaginado que pudiesen ser más interesantes que las ilustraciones de una revista de aventuras.
Empecé a dar vuelta una hoja cerca del final del volumen. De pronto apareció en un rincón de la página siguiente una imagen que debía haber estado allí esperándome, para mi bien.
Era una reproducción del “San Sebastián” de Guido Reni…
…Un joven notablemente apuesto estaba atado desnudo al tronco de un árbol… lo único que cubría la desnudez del joven era un trozo de tela blanca ordinaria que le colgaba flojamente de las caderas.
El cuerpo del muchacho –hasta podría comparárselo con Antinóo, el favorito de Adriano, cuya belleza ha sido inmortalizada con tanta frecuencia por la escultura- no muestra ninguna de las huellas de sufrimientos misionarios o de decrepitud que se descubren en las imágenes de otros santos; en cambio, sólo se advierte la primavera de la juventud, sólo luz y belleza y placer.
Su desnudez blanca e incomparable resplandece contra un fondo crepuscular. Los brazos vigorosos, brazos de un guardia pretoriano acostumbrado a tensar el arco y a manejar la espada…
…No es el sufrimiento lo que le ronda el pecho forzado, el abdomen tenso, las caderas levemente contorsionadas, sino un temblor de placer melancólico como música.
Pero todas estas interpretaciones y observaciones aparecieron más tarde.
Aquel día, en cuanto posé los ojos en la imagen, todo mi ser se estremeció con un goce pagano. Se me aceleró la sangre; se me inflamaron los órganos sexuales como si estuvieran furiosos. La parte monstruosa de mí mismo que estaba a punto de estallar esperaba que yo la utilizara con un ardor sin precedentes, insultándome por mi ignorancia, jadeando indignada. Las manos, de modo completamente inconsciente, empezaron un movimiento que nunca habían aprendido. Sentí algo secreto, radiante que saltaba con pies ligeros al ataque desde mi interior. De repente irrumpió, trayendo consigo una embriaguez enceguecedora…
Pasó cierto tiempo, y luego, con penosos sentimientos, paseé la mirada sobre el escritorio que estaba ante mí. Un arce proyectaba desde la ventana un reflejo brillante sobre todo: el tintero, los libros y notas escolares, el diccionario, la imagen de san Sebastián. Había una cantidad de salpicaduras blancas y turbias: sobre el título estampado en oro de un libro de texto, sobre el tintero, sobre una punta del diccionario. Algunos objetos goteaban perezosa, pesadamente, y otros brillaban opacos como los ojos de un pescado. Por fortuna, un movimiento reflejo de la mano para proteger la ilustración había impedido que el libro se ensuciara.
Fue mi primera eyaculación. Fue también el principio, torpe y completamente impremeditado, de mi “mala costumbre”.
(Es una coincidencia interesante que Hirschfeld ubique las “imágenes de san Sebastián” en primera línea entre las obras de arte que más deleitan a los homosexuales…). Yukio Mishima, Confesiones de una máscara, 1948.

Puntos para pensar:

El primer motivo de excitación para tu primera eyaculación. ¿Cómo recordás tu primera masturbación? Primera huella. ¿Dónde fue? ¿Sorpresa, susto, placer, secreto solitario y/o culpa? ¿Qué fantasías la acompañaron?

Lo sensual. El erotismo. El deseo, que ¿lo espera y encuentra a uno, y no al revés?

¿Qué quiebres hubo en tu vida? ¿Cuál es el hito que ubicás como un antes y después, ese cambio que hizo que tu vida torne de dirección?

¿Qué objeto “te abrió el cráneo”, te ayudó a que te asumieras gay? O imagen (x ej., la de San Sebastián), o situación disparadora que te atrajo al mismo sexo

Lo vedado por los padres. ¿Qué te proscribieron? ¿Hubo alguna zona (u objeto) de tu casa vedada por tu padre/madre?

¿Qué profecías autocumplidas funcionaron, esos mandatos que te transmitieron y les hiciste caso?

Relación entre la pérdida de la inocencia, la religión y el armario.

El padre del gay, y no la trillada imagen de la madre. ¿Cuál es su papel en el homosexual?

El cuerpo. Las zonas y los aspectos sobrevalorados del colectivo gay.

¿Qué significados adquieren las máscaras en los gays? ¿Y las confesiones?

(Imagen de Yukio Mishima, 1970)

25 comentarios:

martin dijo...

hola Ale,
lo que yo puedo decir con respecto a esto es que me recuerda a una situacion que me paso a mi; quiza parezca tonto pero cuando fui por primera vez a Roma con mi padre, él es un gran dibujante, y habiamos ido a un museo donde habia esculturas de mujeres y hombres desnudos de otra epoca. yo me acuerdo que paseaba por toda esa galeria (tenia 13 años) y mi papa dibujaba. yo alucinado con las estatuas de antaño.
algun tiempo despues, esos dibujos aparecieron en mi casa y a mi me impactó uno en particular del torso desnudo de un hombre que se estaba levantando del suelo. a mi me encantó esa imagen y la colgué en la pared. por suerte mis padres y hermanos son bastante desprejuiciados y no se sorprendieron con el hecho.
esto es lo que puedo compartir con uds que me parece que tiene que ver con el relato. mientras lo iba leyendo me acordaba mas y mas acerca de esa estadia en Roma y como descubria la sexualidad en mi, como algo natural.
gracias Ale por compartir conmigo este escrito, me hizo recordar una linda etapa de mi vida.
yo creo que lo interesante de esto es que se divulgue lo que pensamos y sentimos.
besos

Martin

agus dijo...

Ale, me parece super interesante todo. hay una pregunta que me llama la atencion:

¿Qué objeto “te abrió el cráneo”, te ayudó a que te asumieras gay? O imagen o situación disparadora que te atrajo al mismo sexo…

creo que si uno analiza, es probable que desde los primeros años sea notable lo que dispara o lo que le pasa al sujeto con su direccion sexual... me refiero una maestra por ejemplo ve las actitudes, y el comportamiento tanto individual como grupal de un niño en todo momento. ejemplo, cuando estan "jugando" a la casita!, se puede ver desde que tratos hay en la casa del niño/a, que le pasa, que conflictos tiene interiormente, que le pasa con los padres.
desde mi punto de vista puedo decir que tengo recuerdos y hay muchos dias en que cuando me surge preguntarme me respondo acordandome de cuando es que tuve mis primeros "signos" de homosexualidad. y tiene que ver en la niñez totalmente. despues la primaria de una forma mas reflexiva y de la pregunta. esto esta bien o no ?, lo que pienso, los demas los saben o no ?. siento saber que me pasa pero no tengo que ser asi, esta mal (ese tipico pensamiento tambien es por otro lado cultural, porque la cultura y la familia en mi caso con ese tipo de respuesta quiere decir que ser homosexual es malo). el sujeto que se asuma o no gay siendo homosexual asumido o reprimido sabe en el interior que lo es. "nadie va a saber mas de lo que yo se pues lo que yo necesite o busque de mi, esta dentro mio, en un campo inconciente que por x motivos los suprimi para que no me moleste ( en el caso de represion a la homosexualidad de uno mismo)".
y creo que me extendi demasiado AJAJ y que termine formando una red .
un saludo grandee alee!
agus.

Diego dijo...

Hola amigo

Hay mucho para pensar en esas preguntas, me parecen muy buenas y elaboradas.

Me encantó la pregunta sobre el padre del gay. Yo me pregunto ¿Es específico el padre en su funcion por tener un hijo gay?

En el escrito en el decir, "La mala costumbre"... Creo que acá se hace notoria una doble culpa por la homosexualidad y por lo masturbatorio.

Tmb está buena la última pregunta.

Besos Diego

Gracias Ale! Muy bueno

M. dijo...

Esta buenisimo!

abrazo fuerte

M

marquitos dijo...

Hola Ale, Esta bueno el relato.
Cariños
Marcos

rafa dijo...

Hola Alejandro!

me encantan las reuniones del grupo!
Estoy desfrutando a pleno cada encuentro.
Me gusta compartir experiencias y aprender con todos ustedes.

Contestando el ejercicio:

No recuerdo cual fue el motivo exacto de mi primera excitacion, pero seguro pensé en alguien del sexo masculino, recuerdo que tenia como doce años y fue un día que nadie estaba en casa. Todo pasó en mi habitación, estaba sólo. Me asusté cuando salió mis secreciones, pero me gustó la sensación. Me sentí un hombre, un adulto y pensaba que ya estaba listo para hacer y mantener una relación sexual con otro hombre.

Soy muy tradicional en la cama y no practico sexo si no hay sentimientos afectivos de ambas partes.

El hito que me ubica como un antes y después fue cuando tuve la certidumbre que a mi me gustaba los hombres, después de eso tuve la evidencia que no tenia relaciones sexuales con mujeres. Fue todo un cambio en mi ser interior, porque no iba a casarme con una mujer, no iba a tener hijos... como mis padres deseaban.

A los doce-trece años conoci un muchacho que era hijo de un amigo de mis padres. Él tenia como unos diecisiete años y era mi nuevo vecino. Él y yo éramos testigos de Jehová y siempre estábamos juntos. Éramos amigos, pero yo sentia deseos más allá del sexo por él, entonces fue ahi que tuve más certeza que era gay.

Mis padres nunca hablaban sobre temas relacionados con el sexo cuando tenía 10-20 años, tampoco prohibían cualquier cosa relacionada al sexo, simplemente no hablaban, pero en la religión era casi seguido. Siempre citaba que la unión correcta era hombre con mujer. No hubo para mi profecías autocumplidas, incluyendo la masturbación, que para ellos era pecado, pero aun así me masturbaba.

Cuando tuve mi primera experiencia sexual con un hombre, lo único que pensé fue salir de la religión que hacia parte, testigos de Jehová. Bueno, después de un año, a los diecisiete, sali de casa, sali de la religión e ingresé en la universidad. Obtuve mi primer novio o sea mi primera pareja. No tuve conflictos internos a punto de paralizarme, pero reflexioné mucho sobre mi orientación sexual, sobre la religión (y no Dios)...Fue una experiencia hermosa.

Abrazo,

Rafa

Mariano M. dijo...

Hola Ale.

Te escribo por el texto de Yukio Mishima. Me gustó, como Hirschfeld por la simple curiosidad de mirar un libro, y al observar las ilustraciones le ayudó a afirmar su sexualidad. La cual, según el texto, hasta ese momento eran sólo fantasías.

"Por fortuna, un movimiento reflejo de la mano para proteger la ilustración había impedido que el libro se ensuciara"
Este acto, en mi opinión, pudo haber sido para ocultar que el padre descubriera que había mirado el libro, y/o la culpa que él tenía luego de su primera masturbación. Esto provocó que el libro, de ser su herramienta para liberar la fantasía, luego se convierte en un testigo que lo delataría de su acto.

"Fue también el principio, torpe y completamente impremeditado, de mi "mala costumbre"
Mala costumbre, chanchan! Acá hay culpa, herejía, suciedad, sentirse inferior, etc. Todos los atributos negativos que ya conocemos.

Él califica de "torpe" la forma de masturbación. A lo cual, hago un desglose: coito y masturbación vs. seducción. Una relación sexual está integrada por la seducción y termina en coito o masturbación. Ahora, en el grupo de mamíferos más conocidos (humanos, caninos, felinos, bovinos, elefantes, porcinos, equinos, etc.) realizan un juego de seducción lindo, armonioso, amistoso, suave, táctil, visual, etc. Sin embargo, en el momento del coito o masturbación (especie humana) se hacen movimientos bruscos, torpes, se utiliza la fuerza (sujetar con las manos, garras, con los dientes, utilizar el peso del cuerpo, etc.). Obviamente ambos son placenteros. El texto me produjo esa observación.

Nos vemos.

Abrazo.

Mariano M.

elladooscurodelarcoiris dijo...

¡Buenísimo el texto! A ver, a ver con las preguntas...

1- Lo primero que recuerdo como masturbación fue un encierro en mi pieza, por la tarde, a eso de los ocho años, cuando estaba ordenando. Mis viejos estaban en la habitación contigua, y la puerta abierta, por lo que si bien no me estaban viendo, me exponía a que me agarren in fraganti. Me acuerdo que me sorprendí muchísimo al experimentar eso, que no era una masturbación en sí, más bien era como si agarrara mi pene erecto y lo amasara como un trocito de plastilina al que quería darle forma cilíndrica de plastilina. No sentí culpa porque no fantasié con nada en ese momento, fue mucho después que descubrí que podía imaginarme cosas mientras lo hacía.
2- Siempre supuse que el encuentro entre lo sexual y uno es mutuo. Están buenas las palabras que usaste en la pregunta: creo que uno encuentra lo sexual, que lo está esperando.
3- Acá es cuando me empieza a dar vergüenza: siempre marqué como el quiebre, es decir, el momento en el que no me quedó más remedio que asumir mi homosexualidad, a los 12 años, viendo el video "She bangs" de Ricky Martin. Particularmente una escena en la que él estaba recostado y varias manos, femeninas y masculinas acariciaban su torso semidesnudo. Ese hombre, ese cuerpo, me hizo terminar de comprender que mi sexualidad era diferente (patético que ese video me haya hecho reconocerlo, pero, ¡Qué bueno que está Ricky e él!).
4- El objeto predilecto supongo que fueron unas botas tipo texanas que había en mi casa y yo me ponía para masturbarme y andar desnudo por la vida. Imaginaba a los hombres que me gustaban usándolas. No eran botas de mujer, sino de vaquero, y luego empecé a fantasear con camisas y jeans, además de las botas.
5- Hubo una serie, un dibujito animado japonés que no me dejaron ver: "Ranma 1/2", en el que el protagonista, al mojarse con agua fría, se transforma en mujer, y vuelve a ser hombre al mojarse con agua caliente. También me prohibieron el diccionario, jaja, bah, me lo sacaron y si quería buscar alguna palabra tenía que pedírles a ellos que lo hagan por mí.
6- No recuerdo una profecía o un mandato en particular, nunca me dijeron: "No podés hacer tal cosas...". De chico jugaba mucho con lo femenino y eso se me fue prohibiendo, o mejor dicho, reprobando y hoy por hoy ya no me interesa tanto, supongo que en parte por eso mismo. Además bueno, hasta el día no he experimentado la penetración en ninguna de sus formas, y por una época se vedó el llevar amigos gays a casa, también.
7- Por mi parte, mi viejo siempre fue el que lloraba y rompía cosas cada vez que citaban a mi vieja de la escuela o le decían que yo tenía que ir a un psicólogo. Siempre gritó y agredió y violentó las situaciones y probablemente por eso nunca generé una relación de afecto genuina con él, que me pedía que me "ponga bien" y sea más macho.
8- Hace poco hice un dibujo de una máscara rota, y creo que sintetiza muy bien todo lo que es el ocultamiento de las pasiones y los deseos liberados. Las máscaras son el clóset. Son todo aquello que construimos para no mostrarnos como realmente somos ante los demás. Al confesor lo que realmente sentimos se caen irremediablemente. Las máscaras suelen ser carceleras y "enclosetadoras", pero algunas venecianas, por lo general, son lindas... aunque no dejen de ser máscaras ;)

Espero que les sea de interés!

Saludos!


TOMMY Knocker

carli dijo...

Ale:

Buen Dia!!!!

Me parecio por demas interesante!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Seria fantastico que pudieras recavar informacion anonimamente de las preguntas( para los que no se animan a expresarlo abiertamente), es una manera de interactuar con los visitantes/seguidores, que sea un ida y vuelta.

PD: Esa imagen es lo mas!!!!

Carli

cristian dijo...

Hola Ale, me encantó el texto. Me atrevo a decir que a pesar de haber leído el artículo estando totalmente solo...la descripcion de la primera ¨manuelita¨ me ruborizó un poco...
Los tips para las charlas grupales me parecen super interesantes y poder hablar de temas sexuales abiertamente creo que va a seguir rompiendo los tabúes de cada uno...
Nos vemos el jueves.
Cristian.

Fer dijo...

Ale:

Muchas gracias por este envío.

El grupo me sirve como espacio de despertar, de escucha y de autoconocimiento.
Me aporta y siento que aporto.

En cuanto al fragamento de Mishima, me pareció bellísimo.
Nunca tan poéticamente descripta una masturbación.
Eso me recordó mi primera paja. Y las sensaciones.
Ya las compartiré con el grupo.
Te veo el jueves y muchas gracias de nuevo.

Beso.

Fernando

Rafael dijo...

Hola Ale!!!
como estas?
La verdad es que el texto esta muy bueno y me parece un excelente disparador para todas las preguntas que enumeras.
La mayoria de la gente seguramente no tendra problemas en responder.
Te mando un abrazo grande.
Rafael

Carlos Kravetz dijo...

Hoal Ale, Leí el artículo y lo comenté en AGMag. Me encantó.
Abrazo fuerte. Carlos Kravetz

Cecilia dijo...

Hola Ale, qué bueno lo tuyo! Más allá del contenido del texto y de lo biográfico me pareció bellízimo desde lo poético y tiene una riqueza atractiva en cuanto a recursos literarios...
El hilo conductor del ejercicio y lo que siempre nos convoca a los analistas para trabajar con los pacientes es justamente la "confesión de sus fantasías"; en el síntoma, en la queja, en la angustia siempre hay una fantasía que se adhiere, como así también en la elección de objeto sexual, ligada a un rasgo, a una imagen o visión, a una palabra a una cosa...y si bien Yukio Mishima ubica su fantasía en la visión de la escultura como disparador de su excitación homosexual, yo todavía iría un poquito más atrás y creo que fue condición necesaria para construir esa fantasía la denegación de su padre, aquello que esconde en el armario simbólico de su propia homosexualidad. Porque es cierto lo que plateas en las preguntas, mucho se habla de la madre del gay, como fálica, sobreprotectora, pulpo, araña, simbiótica, que no permite la interdicción del padre, etc, pero poco se habla del padre y de su propia homosexualidad reprimida... Me pasó hace poco en una entrevista a padres de un nene que atiendo de 7 años, con fuertes fobias, y los primeros estratos del análisis trabajamos sobre la separación de la madre, la angustia, lo edípico, el padre como rival, al modo Juanito, pero esa última entrevista el padre confiesa ante mi y ante su esposa que tiene pánico de que alguno de sus hijos varones sea gay y que esta idea lo atormenta! entonces yo acá me replanteo trabajar con este nene no solo desde sus fantasías sino desde las fantasías de los padres, que tal vez sean germen de su fobia desde la homosexualidad reprimida de su propio padre...
Bueno te diría mil cosas más, la verdad que tiene mucha tela para cortar, mucho simbolismo, es súper interesante........me alegra que nos mantengamos en contacto! Beso.

Pablo dijo...

Hola Ale!! Está muy bueno el artículo. Me son muy familiares muchas de las situaciones que se describen en el mismo. Tengo vagos recuerdos quizás de las primeras veces que fuí descubriendo mis deseos sexuales, pero los libros de esculturas estaban presentes en mi casa y recuerdo mirarlos y calentarme con, por ejemplo, una lámina que ocupaba toda una pagina del David de Miguel Angel, una estatua gigante que está, si mal no recuerdo, en un museo de Florencia, la cual tuve la suerte de visitar a los 18 años cuando viajé a Italia. Quedé totalmente impresionado por el cuerpo de ese ¨hombre¨. Me parecía una representación increíble de la anatomía del varón, tanto que me calentaba como si fuese de carne y hueso.
Recuerdo también, antes de tener acceso a internet, que buscaba imágenes de libros que, por suerte, estaban accesibles para todos en la casa; pero no creo que mi padre se hubiera imaginado que estos libros podrían contener imágenes que despertaban mis deseos sexuales de la manera que lo hacían (aunque dudo que si lo hubiese sabido y los hubiese escondido mi orientación sexual hubiese sido diferente). Entre estos libros estaba: uno que era para adolescentes, que explicaba las cosas que le sucedían en la pubertad. Se llamaba ¨Que me está pasando¨ o algo así. Contenía imágenes ilustradas de los cuerpos del varón y la mujer en sus diferentes etapas del desarrollo. Sin duda la que más me llamaba la atención era la del varón joven y adulto con su miembro desarrollado (y, algo que me llamaba la atención, bastante exagerado en su representación). También había un libro de la historia del cine del diario Clarín dónde aparecía una película de temática gay, seguramente una de las primeras que salieron ya que estoy hablando de cuando yo tenía unos 14 años y ese libro ya había estado hace tiempo en la biblioteca. Esa nota de la película venía acompañada con una foto de dos hombrazos en cuero tirados en el capó de un auto besándose. La foto era minúscula y, me costaba mucho encontrarla cada vez ya que no la marcaba por miedo a que alguien se diera cuenta, pero valía la pena el esfuerzo ya que era lo más erótico que podía conseguir en ese momento de mi vida.
Luego, junto con el despertar sexual de todos mis compañeros del colegio y del club y junto con el descubrimiento de los usos de internet, pude entrar más en contacto con cuerpos reales de hombres reales, aunque sea en películas y fotos para heteros. Las primeras imágenes homosexuales que recuerdo fueron en una revista pornográfica hetero que tenía un amigo, dónde aparecían pequeñas publicaciones para gays. Recuerdo haber arrancado esas páginas y guardado por muuucho tiempo. En esos tiempos descubrí la masturbación.

Pablobis dijo...

(continúo…)
No recuerdo si alguien me la explicó...sí recuerdo que las primeras veces me asustaba en el momento del orgasmo ya que sentía algo extraño y no experimentaba eyaculación...ni sabía de la existencia de la misma, hasta que un amigo me lo explicó y, entonces, empecé a dejarme llevar por esos momentos y empecé a notar que sucedía, lo que no me gustó al principio ya que era molesto y peligroso manchar todos esos libros por miedo a que alguien se diera cuenta.
De todas formas, nunca se me vedó el acceso a ningún sector de la casa ni ningún libro en particular, creo que pq no tenían idea de que era lo que verdaderamente me atraía. Una vez hasta me dí cuenta que mi mamá había encontrado una revista porno hetero que tenía guardada y no me dijo nada, pero seguramente lo pensó como algo normal o no peligroso que me gustaran las mujeres!! (lo que no sabía era que las mujeres no eran lo que miraba de esa revista).
Y entonces, ya cuando tuve la posibilidad de tener una compu y momentos de intimidad, me pasaba bajandome fotos de Antonio Sabato Jr...borrando toda evidencia después, obviamente, para que no lo encontraran. Creo que esa es la imagen, la primer imagen de gran influencia en mi, la de Antonio Sabato Jr., aunque ya había sentido deseos homosexuales antes. Y, si bien tuve novias y relaciones sexuales con mujeres, creo que nunca tuve verdaderos deseos heterosexuales, sólo que eran momentos en los que yo me obligaba a actuar como uno para no defraudar a la gente que me rodeaba, más que nada a mi papá. No tengo recuerdos de haber tenido una charla directa y expresa con mi papá con respecto a la sexualidad, pero de alguna manera siempre sentí de parte de él y del general de la gente que me rodeaba cotidianamente (más que nada en el club) de que el gay era promiscuo, raro, inferior...hasta algo malo y vergonzoso...quizás por la misma ignorancia de él y mucha de esta gente, quizás por no haberlo vivido de cerca o por no conocer a ningún homosexual (si lo conocían pero no lo sabían). Será que de alguna manera le estoy abriendo la cabeza a mi papá con respecto a ese tema? Espero que así sea.
Y con relación a la religión, siempre me sentí pecador, culpable...ya de por sí por el taboo y la prohibición que hay desde la religión hacia el sexo hetero, la fornicación...y ni hablar hacia el sexo homosexual. Pero el crecer y madurar muchisimas cosas, me hizo abrir la cabeza también a mi, y cada día sigo formando mi forma de pensar y sigo descubriendo nuevas formas de amor y nuevas formas de creer (o no) en un dios o en lo que a uno le haga bien creer. Y me dí cuenta que no es que ¨Dios¨ no quiere a los gays sino el mismo hombre que inventó la religión en la que fuí educado (y muchas de otras religiones que existen). Así haya o no un dios, no me sirve o no me cierra creer que me ¨haya creado¨ de la manera que soy para que me inhiba como demostración de mi amor hacia el¿??¿?¿?¿ (me parece completamente ridículo y totalmente contrario a lo divino que dicen que Él es).
Así que bueno, me extendí!!!! Perdón, me agarraste inspirado. Te mando un beso grande y ojalá te sirva esto que te conté. Esta bueno encontrar coincidencias en las vivencias. Me pasa mucho con chicos gay que voy conociendo y nos damos cuenta que al final no estabamos tan solos en esos momentos y que habia muchos otros viviendo lo mismo.
Siempre me gustaron mucho los temas tratados en las reuniones. Te mando un beso y gracias!! por tenernos en cuenta como siempre!!

Pablo

Joseinterior dijo...

Las primeras masturabaciones fueron de muy chico...ni sabia lo que hacia...me exitaba ver traseros masculinos desnudos o casi...Lo hacia de una manera muy personal, no como todos lo hacen. Era un juego que yo pensaba se terminaria al llegar a la adolescencia y mucho mas al llegar a la adultez. Era algo estrictamente privado, no lo comentaba, era mi gran secreto sobre todo por la imagen que me exitaba y por la edad (7 u 8 años)Nunca fui descubierto. Si, en la adolescencia por mis padres que me preguntaron con "horror" lo que estaba haciendo fingiendo desconocimiento. Fue mejor para todos para evitar aclaraciones. Todos mudos.
En la adolescencia (o escuela primaria) surgian fantasias con mis compañeros por los juegos de poder, de sometimiento. En general no participaba en ellos pero si alimentaban la imaginacion y la exitacion. Solo, en mi cuarto preparaba la escena, la ropa, la desnudez, los objetos, los "dialogos". Era como una puesta "teatral" exitante y larga.
Tenia que estar solo y en silencio para concentrarme y alejarme del mundo real. No era facil.
Por otra parte mis compañeros de escuela comentaban con orgullo en tre si sus fantasias, las fotos, y hasta la hora de la masturbacion. Eran comunes y afines.
La primera eyaculacion llego sorpresivamente, no la esperaba o imaginaba, fue algo natural...no sabia que podria venir.
La culpa que sentia era doble por el echo y por el objeto...eramos Él y yo y no ella y yo.
En la 2da adolescencia pude reafirmar todos estas fantasias y mil mas con la promesa de llevarlas a la realidad, nunca negarlas o reprimirlas. No fue tarea facil.

Jose. Grupo Jueves.

Alejandro: gracias por tu calidez y tu tiempo.

f dijo...

Muy muy muy bueno Ale!
Me sorprendiste! Me gusta este sesgo literario que le imprimiste a la nota.
Estoy más acostumbrado a leerte de un modo más técnico. Esta beta hace relucir tu pluma!


Besazo!
Facu

Jorge dijo...

Alejandro, el texto es muy bueno, y te conecta a muchas cosas vividas.
Las preguntas disparadoras también se interrelacionan de muchas formas, mi primer eyaculación fue sorpresa y con mucho susto, un día me levante y sentí que estaba todo mojado, entendiendo después que había pasado. En casa jamás se hablo de sexo, y ahí tenes la imagen del padre muchas veces ausente desde la palabra, pero me sentí feliz porque era HOMBRE!!
El erotismo, el sexo, la masturbación junto con el placer, todo estaba vedado en casa! Eso era cosa del diablo decía mamá! jajá! y obvio uno va mamando esas cosas quieras o no. Nunca tuve acceso a ninguna revista, ni siquiera de chicas desnudas como algunos de mis compañeros andaban mostrando en el baño de la escuela.
Prohibiciones hubo a las películas de la tele que empezaban después de las 22hs, nunca aclaraban porque..jaj!
No fue un objeto o una imagen la que me ayudo a que me asuma, fue una persona, el hermano de mi compañera que era profesional y masculino, cuando un DIA lo vi me comento mi amiga que se había separado después de convivir 11 años con su pareja. Mi exclamación fue : – que bajón, ¿tienen hijos?? ella me contesto, - mi hermano es gay Jorge!, a partir de ese momento se me dieron vueltas muchas cosas de las que pensaba. Yo ya tenía 25 años.
Mi religión luterana, muy prusiana en muchos aspectos ayudo al no placer que te describía antes.
Las máscaras son muchas, creo que llega a ser una constante en el mundo gay que si no aprendes a manejarlas te perturban y no te permiten ser feliz, y creo que la palabra confesión también es una constante porque cuando le contás a alguien que deseas que sepa que sos gay como algo natural se transforma en confesión para el otro. Ya me acostumbre a escuchar.. - me confeso que era gay! que palabra fuerte no?? yo no confieso; cuento que soy gay, pero para el otro es parte de un proceso intimo de decir UN SECRETO casi divino en ese momento tan cristiano que es la confesión con Dios o con tu cura.
Para terminar, el cuerpo seguirá siendo desde el mundo griego la exaltación de la belleza humana, y el colectivo gay lo tiene muy asumido como parte erótica del placer, la aceptación y muchos como parte de su narciso interno.
Abrazo, seguí trabajando y aportando como siempre!!! Jorge

Diego C. dijo...

Como andas Ale!? No tenia esto q subiste xq no estaba justo ese jueves en la reunión del grupo y lo vieron uds. Joya! Gracias. Hasta el jueves! Q largo que va a ser! Me esta gustando esto de ir al grupo. Yo que soy bastante vago. La paso bien ale!

Diego C.

Anónimo dijo...

Gracias Ale! Muy bueno. Excelente. Besos!
Grace

R. dijo...

Alejandro,
Muchas gracias por el texto. Ese libro me trae muchos recuerdos agridulces. Lo leí hace siglos, gracias al primer (y único?) hombre de quien me enamoré, que era un apasionado de la obra de Mishima.
Abrazo y nos vemos el miércoles,
Ramiro

FERNANDO dijo...

La verdad es que me sorprende encontrar gente que tenga problemas para asumir su homosexualidad. Yo tenía la fantasía de que todo gay era abiertamente homosexual y lo mostraba en público, en todo momento y lugar. Incluso que yo mismo tenía TODO asumido.
Era sólo eso. Una fantasía.
Eso hace que me dé cuenta de cuánto problema tengo yo en asumirla.
Las conclusiones aparecen en cantidad y dejan de serlo ante la llegada de nuevas conclusiones.
Saludos

Robert d Mza dijo...

Querido amigo del alma!
Vos siempre nutrís mi espíritu de bellos textos. Éste particularmente me llevó a mi experiencia en el Louvre. Recuerdo que no podía dejar de mirar aquellos cuerpos de mármol que parecían vivos. Pensaba en el escultor y en cómo había registrado el cuerpo. Pensaba en el modelo. Yo quería ser escultor y modelo a la vez. El deseo me sorprendió a mi. Yo no era dueño de mis sentimientos, ese fue el momento donde me dije si esto es tan fuerte algo está diciendo de mí. Y así empezó ese recorrer interno que hoy me hace tan feliz. Hoy esas esculturas son mis amigos, mis amantes, mis amdaos, los seres vivos que me rodean... ¿quién lo iba a creer?
Bueno, gracias. En el 2011 podré ir a Bue para verte y hacer algo que me recomiendes para avanzar en el tema de mi tesina. Un abrazo y muchos besos! Robert

F dijo...

Hola, Alejandro.
Que alegría saber de ti.
Bueno leí este texto, muy sugerente, y de paso le he echado un vistazo al resto de tu blog, que hacia tiempo que no leía. Y bueno de ahí a recordar con melancolía el ameno espacio de los jueves en BsAs.
En cuanto a mi: Hace poco que volví a España ¡otra vez el invierno!. Y en estos momentos ando procesando las fotos del viaje, acabando mi web, yendo a cursos y exposiciones. Y como no, reencontrándome con los amigos.
Espero que estes bien y muchos besos. Y dales recuerdos de mi parte a los chicos del grupo.
Ciao, Fausto.